No quiero una casa, quiero historias

My Beach, TRAVEL

Con esta nueva onda (que no es tan nueva, hay toda una bibliografìa y estudios sobre el tema) de los millennials, que para los que no lo saben, es la generación de los nacidos entre 1981 y 1995 (todavía cupe) y son (somos) jóvenes entre 20 y 35 años que se hicieron adultos con el cambio de milenio, han surgido miles de estudios y de todo tipo. Que si cómo se comportan, qué es lo que compran, cómo lidiar con ellos, en fin, mil teorías.  Actualmente 30% de la población en Latinoamérica es Millennial. Y según una proyección de Deloitte, en 2025, seremos el 75% de la fuerza laboral en el mundo.

A lo que voy y para no darle tantas vueltas, esta nueva generación, a la que también pertenezco, busca nuevas experiencias y ver más allá de lo que nuestros padres y abuelos hicieron a nuestra edad en sus épocas, por ejemplo, sus abuelos no fueron de la misma forma con sus padres, así sus nuestros padres no fueron los mismos con ustedes ¿me explico? Hoy no buscamos estar casados a los 30, con una casa, dos hijos, un perro y una “mama-van” estacionada en el garage. ¡NO!

come-fly-with-meHoy buscamos historias, cosas que contarles a nuestros amigos, lugares que recomendar, tomar miles de fotos y compartirlas en Instagram y hacer check in en todo el mundo. Emprender y trabajar por nuestra cuenta en lo que nos apasione. Queremos viajar, ir a conciertos, conocer gente nueva y divertirnos.

Les confieso una cosa, cuando tenía 20 sí pensaba que a los 30 seguro ya tendría una casa,  estaría casada y mínimo esperando mi primer hijo, hoy ¡ni al caso! Antes me gastaba todo el dinero en ropa y zapatos, hasta que llené un clóset y no usaba ni la mitad de todo lo que estaba ahí. Empecé a comprar boletos para conciertos y me iba a sola, neta, sola y pensé: Creo que vale más la pena divertirme horrores en un concierto y conocer gente, que gastarme lo de ese boleto en un par de zapatos. adventure-dreams-feelings-love-Favim.com-3211581

Hoy esta generación no busca comprarse una casa y tener un coche para ser feliz o ser exitoso. Porque esto era lo que nuestros padres y abuelos llamaban felicidad, ¡pregúntenles! Nos cambió el chip y nos vale rentar un depa que tal vez nunca será nuestro, pero conoceremos lugares que nuestros padres y abuelos tal vez nunca imaginaron visitar. No suena tan descabellada la idea de vivir 2 años en un lugar y después 3 años en otro. Claro que hay que establecerse en algún lugar, pero la manera de pensar de antes dictaba que ESTO era lo más importante. Ojo: Tampoco se trata de no tener ni dónde caerse muerto, pero las prioridades han cambiado.

Finalmente la vida en algún momento se nos va a acabar y de nada nos va a servir tener 50 pares de zapatos y 300 vestidos en el clóset, pero los recuerdos y memorias de tus viajes y los momentos que compartiste con amigos, con tu pareja y tu familia, ésos NADIE te los quita.

traveling-quotes-tumblr-gx0tssau

Anuncios

Un comentario en “No quiero una casa, quiero historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s